Conociendo la baja visión

Conoce un poco más sobre la Baja Visión, un problema que afecta a multitud de personas en todo el mundo.

La baja visión

La “baja visión” es una discapacidad visual consistente en una reducción importante de las capacidades visuales sin llegar a la ceguera. Las personas con baja visión suelen tener una agudeza visual igual o menor a 0,3 o una pérdida de campo visual de menos de 20 grados.

La baja visión puede caracterizarse por una pérdida de agudeza visual o de campo visual, pérdida de sensibilidad al contraste, anomalías en visión del color y visión nocturna y aumento de la sensibilidad a la luz.

Las personas con baja visión se enfrentan a problemas físicos (limitación de actividades, movilidad reducida…), psicológicos (depresión, ansiedad, baja autoestima, soledad…) y sociales (dificultades económicas, dependencia y relaciones sociales afectadas) ya que tienen una percepción muy limitada de su entorno.

 

Síntomas

Existen ciertos síntomas que nos pueden alertar de baja visión: visión borrosa, leer con dificultad, imposibilidad de escribir, dificultad para ver la televisión, problemas para conducir, dificultad para reconocer rostros…

baja vision
baja vision

Pruebas médicas

Para poder diagnosticar la baja visión se pueden realizar una serie de pruebas y determinar la medición de unos parámetros: agudeza visual a distancia y de cerca, error de refracción, sensibilidad al contraste, velocidad de lectura, campos visuales, visión del color, sensibilidad al deslumbramiento…

 

Causas

La baja visión puede estar causada por diferentes factores: diabetes, glaucoma, defectos congénitos, retinopatía diabética, cataratas, degeneración macular, enfermedades hereditarias, envejecimiento…

 

Tratamientos

La baja visión no puede corregirse ni con gafas, ni con lentes de contacto ni con cirugía. Lo que se intenta es mejorar la visión que se ha visto disminuida y potenciar el resto visual.

Con el fin de que las personas afectadas de baja visión puedan desarrollar algunas tareas cotidianas, el óptico-optometrista puede mejorar o potenciar el resto visual útil: mediante la adaptación de una serie de ayudas, ópticas y no ópticas, y una rehabilitación posterior.

 

Consejos

La detección temprana de los problemas visuales ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas: cuanto antes se trate, antes se pueden paliar los efectos negativos. La recuperación de parte de su capacidad visual aumenta la autoestima y confianza del paciente, potenciándolo para su integración social, familiar y laboral.

Cuídate, escucha a tu cuerpo (te dará señales si algo no va como debiera) acude a tu especialista siempre que tengas dudas sobre algún aspecto de tu salud.

 

6 julio 2020

Tambien te puede interesar…